Noticiero Mar Menor - Tito Quintio Crispino, un patricio del siglo I en Torre Pacheco

          

Tito Quintio Crispino, un patricio del siglo I en Torre Pacheco

Torre Pacheco
Fuente

Los escasos indicios documentales sobre Tito Quintio Crispino lo perfilan como un patricio romano que vivió en el siglo I después de Cristo en la pujante Carthago Nova. El descubrimiento de su placa funeraria en Torre Pacheco cierra el círculo de una historia de avatares que ha saltado a lo largo de los siglos hasta llegar al vestíbulo del Consistorio, donde se puede ver el último vestigio del noble romano. 

 

El hilo cronológico de la inscripción funeraria de Tito Quintio Crispino habla de una posible primera ubicación en la necrópolis de Torreciega (Cartagena) en la primera mitad del siglo I después de Cristo. Sobre un canto de granito azul grisáceo de una cantera cartagenera, mandaron grabar la inscripción: 'TQVINTIO LF QVI CRISPINO', que equivale al praenomen romano Tito, el nomen de la gens, Quintio, la filiación Luci Filio (hijo de Lucio) y la tribu Crispino. 

Como en siglos anteriores aprovechan los recursos para las edificaciones, un cantero de Cartagena debió vendérsela al Dean Luis Pacheco en 1604, cuando construyó la iglesia parroquial de Torre Pacheco. Debió formar parte de sus muros hasta 1971, cuando el templo fue derribado. Como la piedra era labrada y llamativa, decidieron guardarla, y cuando construyeron la nueva iglesia, la colocaron de adorno en el jardín lateral del templo. Tal vez llegó mucho antes a Torre Pacheco, para formar parte de los pilares del monasterio trinitario y, después, de la parroquia. El caso es que quedó finalmente expuesta como una curiosidad en el exterior del templo actual. 

"Por allí pasé yo en el año 2002 y, al verla, con las letras hacia arriba, me di cuenta de que era una inscripción funeraria romana", cuenta el historiador local Federico Fuentes Miralles. Junto al profesor Rafael González Fernández, documentó la piedra, que fue trasladada al Archivo Municipal. "Cuando el Archivo se trasladó al nuevo edificio del Ayuntamiento, llevaron la piedra al almacén municipal, donde quedó olvidada", asegura el concejal de Cultura, Raúl Lledó, quien la encontró recientemente y decidió sacarla de nuevo a la luz y exponerla para que todos los vecinos conozcan la historia de Tito y los designios de la historia que han dado con su placa funeraria en Torre Pacheco. 

El historiador Federico Fuentes explica al alcalde, Antonio León, y al edil de Cultura, Raúl Lledó, los antecedentes de la lápida romana. 

"Se ha limpiado y se ha expuesto en el vestíbulo del Ayuntamiento junto al artículo del historiador en el que cuenta los detalles de la placa funeraria", asegura el edil, quien proyecta trasladarla en el futuro al Archivo Municipal cuando se instale en la Casa Fontes, con cuyos propietarios aún negocia el Gobierno local. 

¿PERO QUIÉN FUE TITO?

"Fue un noble romano, lo que llamaban un patricio, por lo que sus restos deben estar en la necrópolis de Cartagena, donde debió ser enterrado con los honores de su rango", explica el historiador. "Debió ser adinerado, probablemente dedicado al ocio, a disfrutar de sus rentas y a sentarse en su atrium y beber vino, ya que si hubiese tenido actividad minera o mercantil tendría algún signo en la placa funeraria", indica Fuentes. El investigador tampoco cree que Tito se dedicara a la política, ya que si hubiera sido cónsul o procónsul también hubieran incluido un signo de rango en su lápida. "Pudo ser un político de menor rango", afirma. 

Tito perteneció a una familia relevante, originaria de Alba Longa, una región montañosa de los alrededores de Roma. "Fue llevada a Roma por Tulo Hostilio, que la introdujo en el Senado", cuenta Fuentes en su artículo de la revista Mastia. La investigación ha podido comprobar que uno de los parientes más relevantes de Tito fue Tito Quinctio Flaminio, vencedor de la batalla de los Cinoscéfalos (197 a.C.), que se libró en Tesalia entre el ejército romano y las fuerzas macedónicas de Filipo V

Se sabe que muchos miembros de la familia ejercieron en los más altos cargos de la República y gozaron de la confianza de los emperadores. El problema es que, según el historiador, "no hay hilos históricos de la misma familia en Carthago Nova". "Puede que hubiera, pero en Cartagena se ha destruido mucho y también se ha expoliado mucho para el mercado negro", afirma Fuentes. 

¿Por qué un patricio se traslada de Roma a Carthago Nova? "Les concedían propiedades a cambio de servicios o favores", señala Fuentes, quien asegura que Tito fue testigo del auge de Cartagena, en pleno apogeo minero y con una creciente actividad portuaria para transportar la plata y el oro que se extraía de las entrañas de la sierra de La Unión y de Mazarrón. 

"Vivió el periodo de transición de la República al Imperio", afirma Fuentes. Durante su vida, conoció el mandato de Octavio Augusto y de su hijastro, Tiberio, del temido Calígula y del cultivado Claudio. 

"Puede dar mucho juego contar con la placa funeraria, para dar a conocer la historia", asegura Fuentes. El alcalde de Torre Pacheco, Antonio León, ha valorado esta placa por su importancia histórica. "Nos encontramos ante la primera inscripción de época romana encontrada y documentada en el municipio de Torre Pacheco, un hallazgo más de cronología romana, que se une a los ya existentes en el término municipal de Torre Pacheco", afirma el regidor.

 

28,10,0,50,1
600,600,60,0,3000,5000,25,800
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,0,1,2000
Powered By Creative Image Slider
leer más
leer más
leer más
leer más
leer más