Noticiero Mar Menor - Daniel Ros debuta al frente de la Sinfónica: 'Me impone actuar en Torre Pacheco'

          

Daniel Ros debuta al frente de la Sinfónica: 'Me impone actuar en Torre Pacheco'

Música
Fuente

Esta noche, viernes 17 de septiembre, el joven director de orquesta pachequero Daniel Ros cumplirá el sueño de su vida: debutar al frente de la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia (OSRM) y hacerlo, además, en su municipio, ante familiares y amigos que llenarán el Centro de Artes Escénicas (CAES) de Torre Pacheco. "Me impone más que cualquier otro escenario", asegura. 

El asistentes de dirección ya ha dirigido en otras ocasiones a la OSRM, como en su actuación en el hospital Virgen de la Arrixaca, aunque este es un reto personal desde que se quedaba embelesado de pequeño cuando una banda de música llegaba a su pueblo, El Jimenado. "Es un sueño hecho realidad, sobre todo porque es con la OSRM, en casa, en Torre Pacheco, para conmemorar el 185 aniversario del municipio, y porque se reactiva el CAES, que como tantos centros vio su programación truncada por la pandemia", destaca Daniel. 

Ya tuvo su debut en 2020 al frente de la orquesta ADDA.Simfònica de Alicante, pero era la Sinfónica de la Región de Murcia a la que se escapaba de jovencito a escuchar al auditorio cada vez que podía. "Soy melómano desde pequeño, y soñaba con ponerme delante de esos grandes músicos. Para mí es un salto profesional", explica Ros. 

El concierto tendrá lugar a las 21 horas en el Centro de Artes Escénicas de Torre-Pacheco. Con este evento, situado en el marco de la conmemoración del 185 aniversario del municipio, se reanuda la programación del citado auditorio desde el comienzo de la pandemia. 

¿Cómo un niño de El Jimenado empieza a soñar con ser director de orquesta? ¿De dónde le surge esa pasión?

El germen de esta pasión por la música está en las fiestas de septiembre de El Jimenado, que este año se han suspendido. Nací en una familia humilde, en la que estaba muy presente la música. Miabuela canta en misa. Mi padre es músico, toca el laúd de oído en el coro de El Jimenado, donde yo toco todavía la guitarra, y lo haré mientras pueda. Mi madre también toca la guitarra. Mis primas, mis tías, todos están en el coro. 

Yo empecé con la pandereta. En Navidad asistía a los ensayos que se hacían en casa. Y me decían "este chico tiene ritmo".

Un verano empecé con la guitarra de forma autodidacta. Decían "si Daniel se pierde, lo encontrarás con la banda". Con 10 años me apunté a la Agrupación Musical Virgen del Pasico de Torre Pacheco. 

Habrá sido muy especial la elección del repertorio, ¿qué sonará en el CAES?

Lo elegí yo, y a la directora, Virginia Martínez, le pareció bien. Tendrá una duración de una hora, sin descanso debido a la Covid. Es un programa de la época del primer Romanticismo. El programa se abrirá con la obertura de 'Las Hébridas', de Mendelssohn, y culminará con la 'Séptima Sinfonía' de Beethoven. 

Las Hébridas es una obertura muy especial, porque fue la primera que se extrae como género propio. Es un poema sinfónico, en el Mendelssohn comparte su viaje a Escocia y al archipiélago de Las Hébridas y a una gruta muy famosa, donde escribió los primeros compases. 

La 'Séptima' de Beethoven es una obra monumental.

Para mí, es la que más vitalidad tiene, porque quiero que acabe con alegría y sensaciones positivas, que el público salga con la autoestima bien alta. El movimiento más conocido es el segundo, el Allegretto, que se ha utilizado como bandas sonoras, en publicidad. Requiere mucha exigencia, incluso para el director. Sudo mucho cuando la interpreto. Forma parte del gran repertorio de una orquesta sinfónica, pero creo que le puedo aportar mi visión. 

¿Cómo será esa 'Séptima' rubricada por Daniel Ros?

MI referente es Beethoven, al que admiro mucho. Hay miles de versiones de la 'Séptima' por maestros muy importantes. Desde mi poca experiencia puedo aportar una visión muy fresca y jovial, sacarle los colores a la orquesta. Me gusta mucho el sonido grave, construir el sonido con la cuerda, que es un sonido muy alemán, en el que el arco se pasee por la melodía. 

¿En Torre Pacheco siente más la responsabilidad?

Me impone más actuar en Torre Pacheco que en cualquier otro sitio. Los directores damos la espalda al público, pero sentiré a mi lado a mi familia, a los amigos. Intentaremos que el público se meta dentro, porque lo que sucede es una obra de arte en directo. Es pura magia, que no se repetirá. 

¿Cómo ve el futuro de las orquestas, al margen del parón por la pandemia?

En las últimas décadas, España va un poco por detrás de la música, pero igual que la sociedad evoluciona rápidamente, la cultura también crece bastante. Las orquestas proliferaron en los años ochenta y noventa. Ahora tienen muy buena técnica. Y la OSRM tiene su propia cantera, tiene su fundación y la Orquesta Joven de la Región de Murcia y la de aspirantes. 

¿Qué escucha en su tiempo libre, fuera de la orquesta?

En casa estudio las partituras que tengo que dirigir. Viajo mucho en coche y en tren, y ahí necesito estar tranquilo y en silencio, o me pongo una versión de una obra que tengo que dirigir o las noticias de la radio.

Me gusta mucho el jazz, siempre que puedo voy al Festival de Jazz de San Javier. Escucho bandas sonoras, pero no suelo escuchar pop. 

¿La música nos hace mejores personas?

Nos hace mejores personas. No entiendo el arte sin la palabra compartir. El valor de la solidaridad y de compartirlo con el público. 

¿También nos ayuda a sanar heridas?

Los estudios avalan el poder curativo de la música. Es un bálsamo. Después de un concierto en Caravaca, con repertorio de Pergolesi, una señora se acercó a felicitarme con lágrimas en los ojos, porque era la primera vez que salía desde el estado de alarma y decía que había sido un alivio. Me caló profundamente. Te agradecen pasar una hora disfrutando de la música.

¿Qué ocupan sus sueños?

Tienes que estar trabajando y la vida te va llevando. Llega el día en que tomas una decisión y eso marca tu devenir. Mi sueño es poder vivir de mi pasión. 

¿Y de forma más inmediata?

El premio AESDO que recibí en el Concurso Internacional de Dirección de Orquesta 'Llíria, City of Music' es una invitación a participar con 5 orquestas nacionales jóvenes. Continúo trabajando con la OSRM, la Sinfónica de Alicante y la Orquesta Joven de Córdoba. Además, hemos fundado una ensemble con la que tocamos en la basílica de Caravaca con un programa barroco. Y otros proyectos que están en el aire. 

 

Publicidad

PRÓXIMOS EVENTOS

28,10,0,50,1
600,600,60,0,3000,5000,25,800
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,0,1,2000
Powered By Creative Image Slider
leer más
leer más
leer más
leer más
leer más