"Las mujeres son las más afectadas por los desahucios y la falta de viviendas"

Gente solidaria
Fuente

Asmae aún no ha cumplido los 30 años y ya lleva el peso sobre sus hombros de una grave enfermedad y una familia sin casa. Lleva ya cuatro años a la espera de un trasplante de riñón que la libre de la condena de la diálisis tres veces por semana, a lo que suma una situación familiar que le impide acceder a su propia vivienda, por lo que tiene que vivir en una habitación con sus dos hijos en la casa paterna. Una falta de espacio que se lleva mal con su enfermedad.

El caso de Asmae es uno más en la lista de casos extremos, que tienen mayoritariamente a mujeres como afectadas, defendidos por la Plataforma de Afectados por los Desahucios del Mar Menor.

"Solo pedimos alquileres sociales, porque con el traspaso de la titularidad a las sociedades financieras de las viviendas desahuciadas por los bancos -en la oleada de ejecuciones de las hipotecas-, ya se desentienden de las rentas asequibles que negociábamos con ellos. Prefieren tenerlas vacías", denuncia Charo Tárraga, portavoz de la PAH Mar Menor. "Nadie quiere estar de 'okupa', sin luz ni agua para tus hijos", asegura la portavoz.

Ayer levantaron sus pancartas violetas en la puerta del Ayuntamiento de San Javier para reclamar apoyo a la administración local en el acceso a la vivienda de las familias con menos recursos. Cada mujer mostró su caso en cada cartel.

"Me desahucia un fondo buitre el 10 de mayo y tengo una minusvalía del 81%. Me quedo en la calle con dos menores", contaba en su mensaje escrito Souad, una madre marroquí casi invidente. "No quiero vivir de 'okupa' con mis hijos, sin luz ni agua. Quiero vivir dignamente", mostraba Macarena en su pancarta.

Souad es invidente al 81% y vive sola con sus dos hijos. El Juzgado ya le ha puesto fecha de desahucio para el 10 de mayo. La próxima semana estará cada mañana en la puerta del Ayuntamiento para visibilizar su caso.

"Las mujeres somos las mayores víctimas de los desahucios", lamentaba una mujer que comparte piso con otras cinco personas. "Tienen alquilado hasta el sillón", explicó ayer en la plaza de San Javier.

"Vivo de 'okupa' con mi hijo menor, soy víctima de violencia de género y sobrevivimos con una ayuda de 426 euros", mostraba Latifa. "Ni casas sin gente, ni gente sin casas. Miles de viviendas vacías en manos de bancos y fondos buitre", protestaba Lakhdar, padre de tres hijos y sin trabajo hasta, al menos, que empiece la campaña de recogida de pimientos. "He trabajado hasta por 5 céntimos el kilo de cebollas en una nave ilegal. Cuando terminas el día, has ganado 14 euros", se queja el inmigrante.

Latifa vive sola con su hijo, menor de edad. Ha sido víctima de violencia de género y, cuando se quedó sin trabajo, se vio abocada a 'okupar' una vivienda porque ya no podía pagar un alquiler de 300 euros. Busca trabajo.

De la falta de trabajo y vivienda se lamenta también Abdelasiz, que vive en Roldán (Torre Pacheco) con su mujer, su hija de 10 meses, sus padres y su hermana. Estirar los 900 euros que gana cuando hay trabajo no llega para pagar un alquiler de 300 euros. "En el campo ya no contratan como antes", explica el joven padre, quien denuncia que un constructor en quiebra estafó -junto a otras siete familias- cobrándoles el alquiler de unas viviendas que ya le había confiscado el Juzgado.

Esta mujer comparte piso con otras cinco personas. Viven hacinados en una vivienda que no da para tantos. Hasta tienen alquilado el sofá del comedor.

Publicidad
28,10,0,50,1
600,600,60,0,3000,5000,25,800
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,0,1,2000
Powered By Creative Image Slider
leer más
leer más
leer más
leer más
leer más