Banderas, emoticonos y humor en el desfile de carrozas de San Javier

Fiestas
Fuente

El humor volvió a aparecer en el desfile de carrozas de San Javier que cada año pone el broche de lujo a las fiestas patronales. Las 28 peñas le echaron ironía y mucho color a sus disfraces, que fueron desde los clásicos pintores, vikingos y flamencas a los emoticonos, futbolistas y parodias de las peñas 'milenials'.

 

Más peñas que nunca desfilaron en el cierre de las fiestas patronales de San Javier. Encabezados por los motoristas clásicos, los peñistas bailaron al ritmo de reggaeton, igual los zulúes que los vikingos. Las comparsas más jóvenes optaron por los personajes de cuento, desde Disney a Barrio Sésamo, mientras las veteranas eligieron los clásicos con un toque de ironía.

Los símbolos deportivos triunfaron en un desfile en el que no faltaron las 'cheerleaders' con pompones poniendo el toque yankee por parte de la peña 'La que hemos liao' y, sobre todo, la 'roja' en forma de marea rojigualda en una de las agrupaciones más numerosas, que reunió a una nutrida cantera de futbolistas en exaltación patriótica.

Homenaje a la 'roja' por parte de una de las peñas más numerosas de San Javier.

Banderas no faltaron, ni las bicolor tan de moda en los últimos meses en manifestaciones y balcones, ni las de las múltiples naciones que ondearon canadienses y mexicanos, argentinos y suecos. En el grupo internacional desfilaron en hermandad un guardia civil patrio con un palestino, sin vallas ni fronteras.

El invierno y los ecos navideños se colaron en el desfile a través de la peña La Paz, que convirtió la avenida de la Aviación Española en un bosque nevado, o las que eligieron renos y muñecos de nieve, como Los Pajaritos.

Las peñas 'milenials' se diferenciaron con disfraces de emoticonos, acompañados por la omnipresente flamenca, aunque también tiraron de la moda retro con una evocación de los personajes televisivos de los ochenta, desde Epi y Blas hasta las cintas de casete.

Emoticonos, cada vez más presentes en nuestra vida, cobraron vida en la avenida de la Aviación Española.

Los sumos se convirtieron en legión junto a un clan flamenco, compitiendo en color con el México lindo en pleno fulgor, con chiles incluidos. Los lunares reinaron en la peña 'No hay dos sin tres' que, como cada año, triunfa con la única coreografía organizada del desfile, salvo algún guiño breve y casi improvisado, por lo que el público agradeció y aplaudió el esfuerzo y el buen humor.

Las faldas de volantes cogieron aire tanto en las piernas peludas como en las depiladas, en un homenaje a la Faraona. "Si me queréis, irse" fue el grito de guerra de la peña que cerró el desfile junto con las carrozas de la corte infantil y la juvenil.

El invierno y la Navidad se colaron en el desfile de San Javier.

Hijos de Ragnar Lodbrok en su actitud menos guerrera.

El arte inspiró a una de las peñas jóvenes en el desfile que puso el cierre a las fiestas.

Qué hay más popular y más murciano que un botellín de Estrella de Levante. Una ronda para todos.

Las 'cheerleaders' de 'La que hemos liao' en acción.

Blas se hizo amigo de una panda de casetes de Camela, Mecano y Alejandro Sanz.

Un muñeco de nieve a lo drag queen escoltado por pingüinos.

Con chile mexicano, cualquier salsa sonríe.

Doble hermandad de pueblos y de misiones.

El invierno llegó con la peña La Paz, una de las veteranas de San Javier.

En la peña Los Escandalosos, el director general del Mar Menor, Antonio Luengo, fue uno de los hortelanos.

Una Faraona muy peculiar fue la estrella del desfile. La peña 'No hay dos sin tres' protagonizó la esperada coreografía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad
28,10,0,50,1
600,600,60,0,3000,5000,25,800
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,0,1,2000
Powered By Creative Image Slider
leer más
leer más
leer más
leer más
leer más