El Lunes de Mona llenó El Pasico de dulces, juegos y música

Fiestas
Fuente

Los vecinos rompieron ayer el silencio habitual del paraje del Pasico, en Torre Pacheco. El Lunes de Mona llenó el entorno de la ermita de juegos infantiles, aromas dulces y ambiente familiar para disfrutar del tradicional día de fiesta. Una exposición reúne la historia de la devoción por la Virgen del Pasico, el hallazgo de la piedra de alabastro y su posterior cultura religiosa.

 

La jornada comenzó ayer con la puesta en marcha del molino del Pasico, uno de los reahbilitados de la red molinera de Torre Pacheco. Tras la misa, celebrada en la ermita construida a finales del siglo XIX, la banda de música de Nuestra Señora del Pasico ambientó la fiesta para los numerosos vecinos que se acercaron a pasar el día en familia.

Los pequeños pudieron aprender a amasar monas al estilo tradicional en el taller infantil repostero antes de bailar y jugar con el espectáculo, que recordó las canciones infantiles más conocidas. Los participantes del programa de Garantía Juvenil Conecta-T, de la Concejalía de Juventud, organizaron una yincana de juegos, antes de la merienda popular de monas con chocolate.

Reparto de chocolate en el Lunes de Mona del paraje del Pasico.

Uno de los alicientes de la jornada fue la exposición 'Devoción y memoria. Nuestra Señora del Pasico de Torre Pacheco', que en unos grandes paneles explica la historia de la piedra de alabastro que halló en 1811 un minero de La Unión, que volvía caminando por el campo, cuando en el paraje donde hoy se levanta la ermita vio algo refulgir. Se acercó y recogió la piedra de alabastro y se la llevó al sacerdote de Torre Pacheco, que la guardó en un armario.

Según cuenta el historiador local José Miguel Rodríguez en su obra 'Origen e historia de Torre Pacheco y su parroquia', el cura fue a buscar la piedra al día siguiente para buscar con el minero el lugar exacto del hallazgo, pero no la encontró donde la había guardado. Ambos se acercaron al lugar donde el minero indicó que vio brillar la piedra y, allí bajo el árbol, encontraron de nuevo el alabastro iluminado. Al relatar al Obispado lo sucedido, concedió permiso para levantar la ermita que después ha recibido a miles de fieles.

La piedra con forma de virgen, a la que después han protegido con un marco de plata y un firmamento de estrellas, preside el altar de la ermita, que fue saqueada en los años de la Guerra Civil, aunque la Virgen se salvó. Unos años más tarde, en 1940, instalaron la gran cruz en la puerta de la ermita, que estuvo custodiada durante más de 50 años por Dolores Sánchez, 'Lola la del Pasico', querida por todos los vecinos.

La Banda de música puso ambiente festivo en la mañana del Lunes de Pascua.

Juegos infantiles para una jornada familiar al aire libre en el paraje rural del Pasico.

Historia y devoción en una exposición repartida en paneles gigantes.

El molino del Pasico, engalanado con flores de primavera.

 

 

 

 

 

 

Publicidad
28,10,0,50,1
600,600,60,0,3000,5000,25,800
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,0,1,2000
Powered By Creative Image Slider
leer más
leer más
leer más
leer más
leer más