Quirós homenajea a los belenistas y sus 'figuras con corazón de barro'

Para visitar
Fuente

"Seamos como los magos. Tenemos que seguir la estrella", dijo el escultor cartagenero Juan José Quirós, en el templo parroquial de San Javier durante su pregón navideño.

Autor de una obra "de gran sinceridad creativa", como dijo el presidente de los belenistas de San Javier, David Martínez, Quirós aseguró que "la Navidad es la locura del amor infinito". "Dios se cansó de aparecer entre las zarzas ardientes y apareció a través de un niño pobre. Ese zagalico que nació para cambiarnos absolutamente la vida", dijo desde el altar.

"No tengamos miedo. Miremos con el alma, como el Principito", invitó el artista, autor del Santiago Peregrino que recibe a los visitantes desde el paseo marítimo de La Ribera, y de la figura de Carmen Conde, que lee serena en la calle del Carmen de Cartagena.

Reconoció el valor del "sí de María, la mujer más grande, porque Dios la hizo así en un mundo en que la mujer no vale nada, pero qué sería de la Humanidad sin el sí de José, que pasa siempre desapercibido". El escultor, autor del Santiago Peregrino que preside el paseo marítimo de La Ribera, rindió tributo a los belenistas, "que somos misioneros del amor".

El alcalde, Juan Martínez Pastor, entregó el título de Hijo Predilecto y la medalla de plata a la familia del maestro José Ballester, que fue presidente de la Asociación de Belenistas, fallecido recientemente. "A Pepe Ballester le encantaba la Navidad, el horno, los rollos, los mantecados y la misa del gallo", dijo el regidor. Para el actual presidente de los belenistas, el historiador David Martínez, "el talento y la destreza se mezclan para acabar siendo más verdadero que la naturaleza que imitan", como en las obras de la exposición dedicada a la figura de San José, que reúne en el templo obras de maestros murcianos como 'La transición de San José' de Quirós, el cuadro del sueño de José, de Fulgencio Saura Mira, que sirve de cartel a la muestra, o las obras de José María Falgas.

La muestra que se podrá ver en el templo hasta enero cuenta con paradas obligadas y tan espectaculares como su silencio. 'La presentación en el templo', de Jesús Griñán; el cuadro sobre el sueño de José, de Fulgencio Saura Mira que compone el cartel anunciador de la exposición, o 'El sueño de José', de Quirós. Una destaca por encima de todas, ese busto de José, en barro puro, que da la bienvenida al templo con una mirada oscura pero acogedora, cuya expresión encierra la complejidad del hombre comprometido entre el sufrimiento y la gloria del reto divino y, sobre todo, atravesado por un rayo de bondad que se adivina en el rostro del santo.

La Asociación de Belenistas de San Javier, ha vuelto a superar el listón con tres escenas de la historia sagrada. La huida de la Sagrada Familia por el desierto sorprende por la desnudez y la aparente simplicidad de la composición. Entre las dunas interminables, tres vidas envueltas en la prisa de la misión irrenunciable, guiadas por un ángel, en medio de la horizontalidad del paisaje, solo roto por la belleza geométrica de tres pirámides. En la cima de una de ellas, el resplandor del pan de oro revaloriza este pasaje bíblico, como símbolo de la presencia de Dios.

Otro escenario clásico, escoltado por columnas corintias y suelos dameros, aparece habitado por pastores enfrascados en sus quehaceres, mientras el Niño duerme a la sombra de un templo imponente, rodeado de restos de la Antigüedad sobre los que se posan las palomas. En la escena de la búsqueda de posada, atrapa el juego de profundidad que consiguen los artesanos de San Javier. El espectador no puede evitar asomarse a las puertas sucesivas de las construcciones, tras las que se intuye la vida a lo lejos.

Publicidad
28,10,0,50,1
600,600,60,0,3000,5000,25,800
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,0,1,2000
Powered By Creative Image Slider
leer más
leer más
leer más
leer más
leer más