Noticiero Mar Menor - Ruta musical a pie entre juncos y pasajes horadados de Rio Seco

          

Ruta musical a pie entre juncos y pasajes horadados de Rio Seco

Rutas
Fuente

Nos asomamos a la orilla de un río guiados por la experiencia del Club Senderista Casta, con base en el Mar Menor. Su presidente, Alberto Casta, nos propone una ruta por Rio Seco, en el municipio alicantino de Pilar de la Horadada, con lo cual se convierte casi en una frontera líquida de los antiguos reinos de Murcia y Alicante.

Para amenizar el trayecto o mientras te preparas para salir, te hemos preparado una ruta musical dedicada al río, ese símbolo del devenir de la vida, de la fugacidad y de la insorpotable impotencia que sentimos al no poder atrapar la corriente con las manos, así que lo mejor es disfrutar plenamente del momento con las indicaciones del Club Casta y la lista 'Ruta por Rio Seco' (enlace Spotify)

Esta es la  explicación de una ruta sencilla y larga por la llamada “La Ciudad Encantada” transcurriendo por el antiguo lecho del Río Seco en la población del Pilar de la Horadada. La ruta tiene varias opciones.Iremos desde la desembocadura hasta la parte alta del lecho.

DESCRIPCIÓN:

Dejamos los vehículos en la C/ Fragata, 20 (Pueblo Latino del Pilar de la Horadada).Si lo dejamos en este punto podremos disfrutar de una playa preciosa.

Seguimos por dicha calle hacia la playa y enseguida no encontraremos en la PLAYA DE LOS JESUITAS la cual está considerada y galardonada durante varios años con una bandera azul por su arena dorada; a la derecha podemos recrearnos de la llamada PUNTA DE LA HORADADA con su preciosa Torre

Continuamos hacia la derecha en la que nos adentramos a un pequeño paseo con baldosas de colores.

En mitad del camino observamos un cartel explicativo de los restos de una Cantera Romana del siglo II a. C. Dicha cantera con más de 60 metros de longitud y cuya piedra fue extraida se usó en la construcción de la Vía Augusta que cruza Pilar de la Horadada.

Siguiendo este paseo, nos lleva a las playas del Río Seco pudiendo ya admirar las playas del Pilar de la Horadada.

Caminando por el paseo de baldosas de colores llegamos al final, pues es ese mismo instante estaremos situados en paralelo al curso del Río Seco, así que seguiremos dicho curso dejando el río a mano derecha según vamos andando.

Ojo a este dato: la ruta no está marcada como cualquier otra que podemos encontrarnos por diversas zonas (con amarilla y blanca que nos señala un sendero de Pequeño Recorrido o roja y blanca que nos señala sendero de Gran Recorrido). La ruta es fácil de seguir ya que tenemos indicaciones con carteles de madera.

Continuando la ruta dejamos en todo momento el río a mano derecha y llegamos a una zona de pinada por la que cruzaremos un pequeño puente de hormigón que nos lleva al Área Recreativa MIL PALMERAS, zona en la que dispone de mesas para poder sentarse a comer.

Observaremos dos carteles en los que nos indican la flora y fauna de éste medio natural por el que transcurriremos, y un mapa del camino que seguiremos hasta llegar a la Ciudad Encantada del Río Seco. Inmediatamente pasamos los carteles y nos preparamos a cruzar otro pequeño puente, en este caso de madera.

Pasamos por debajo de un puente para coches y desde aquí caminaremos por una pista ancha y en aste momento tendremos el río siempre a mano izquierda. Desde el Área Recreativa Mil Palmeras hasta llegar al Área Recreativa Lo Monte los juncos nos tapan un tramo la visión del río e incluso a veces se hace sentir la sensación de estar en un túnel entre los juncos.

Nos encontramos con una zona en la que existe un cartel de “Propiedad Privada” que parece que marque que el camino no es correcto, pero no hay que preocuparse, ya que se refiere a la zona existente a la derecha y no nos influye en nada nuestro caminar.

A 7 kms no encontramos con la zona de Área Recreativa Lo Monte.

A 8 Kms. desde donde dejamos los coches, llegamos a un túnel de unos 50 metros de longitud. Se puede pasar por dentro (sin necesidad de iluminación extra) o por la senda que pasa por encima del mismo.

A los 9 kms, y 700 metros llegamos al objetivo de ésta ruta:”La Ciudad Encantada del Río Seco”. Se trata de una zona en la que tanto la erosión del río como el aire han creado un entorno espectacular.

A 100 metros de la entrada vemos una señal que ya nos indica seguir recto o doblar. Nosotros continuamos recto

Si seguimos las señales y marcas, realizamos una pequeña caminata por una senda en circulo que nos volverá a llevar a la señal que nos indica recto o doblar. A partir de aquí sólo queda volver sobre nuestros pasos y llegar a los coches.

Existen varias posibilidades para esta ruta. Una, si vamos en grupo, ir en dos coches y dejar uno al principio de la ruta y el otro al final. Una segunda posibilidad es ir directamente a Pinar de Campoverde y hacer la ruta Pinar de Campoverde sin recorrer el cauce que llega a la desembocadura, lo cual haría que la ruta tuviera una distancia de apenas 6 kms y 400 metros.

DISTANCIA DE LA RUTA: 23,300


DIFICULTAD TÉCNICA: FÁCIL


DURACIÓN RUTA: 5 HORAS APROXIMADAMENTE.

NOTA: En todas las rutas es obligatorio estar Federados o haber gestionado con el CLUB el seguro diario para ese dia, el cual le cubre totalmente cualquier percance que pueda aparecer.

En Noticiero Mar Menor verás publicadas las rutas del Club Senderista Casta para que puedas seguirlas con amigos, aunque el Club organiza salidas a las que cualquiera puede inscribirse contactando por teléfono.

Para contactar con el Club Senderista Casta: presidente
Alberto Casta (Telf.: 618155811) en su página de Facebook (ENLACE AQUÍ)

Fotos y ruta del Club Senderista Casta

RUTA MUSICAL (ENLACE SPOTIFY PARA ESCUCHAR)

No hay prácticamente músico que no haya dedicado una canción en su vida a un río, a veces interiores, otras localizados con nombre y coordenadas. Usted tendrá su río, y por supuesto su canción sobre ríos. En este paseo fluvial nos tropezaremos con afluentes y caudales de todos los colores porque cada uno tiene derecho a ser su propio río y a desembocar en la playa que más le guste.

1.Bruce Springsteen. The river

No es lo mismo hablar de ríos aquí que en Nueva York o Brasil. Si nosotros pensamos en la lista de ríos de las clases de geografía, en los patos del Manzanares, en las turbias aguas del Segura o en el Duero de Machado, el Boss piensa en The River, uno de los discos más vendidos de su carrera. Se lo dedicó a su cuñado cuando se quedó en el paro, así que lo podemos importar al territorio español porque nos viene como una trucha a una caña de pescar. Aún eran los 80 cuando Bruce Springsteen se fue de pesca pero esa armónica inicial que araña la piel, esa llamada del Jefe, nos lleva a seguirle por el cauce o por la crecida, a remo o a nado.

2. The Platters. Lazy river.

Lo de los Platters son otras aguas, ondulantes y sedosas. Si se deja mecer con los ojos cerrados por este capitán de barco de voz de bóveda, le llevará por orillas doradas. Si abre un ojo verá cuatro enormes sonrisas blancas con dientes centelleantes y brillantes caras de chocolate. Cuatro hombres y una mujer eran los Platters, que se disolvieron a finales de los sesenta. Ese juego de voces, ese gusto por las armonías, desembocó en el océano y aquellas gargantas de ensueño se disolvieron en aguas saladas para siempre.

3. Dire Straits. Raid across the river

Dicen que nuestras vidas son ríos, en continuo avance, que nunca podríamos volver atrás aunque quisiéramos. Igual que una montaña es una historia terminada, el mar ese incierto horizonte que a veces nos asusta, el río es la historia inconclusa, en un cauce peligroso y sin descansos, con trampas en las orillas, caimanes al acecho, corrientes subterráneas. Escuchar la guitarra de Mark Knopler es una de las cosas que dan sentido a una vida remando con el viento casi siempre en contra.

4. Julie  London. Cry me a river

Julie London ya tuvo claro en los años cincuenta que al río hay que embrujarlo para templar sus aguas. Ella tenía su voz sedosa como el líquen que tapiza las rocas, y lo consiguió con este tema que han cantado tantos otros, aunque Julie fue como Morgana sobre las aguas de Avalon, capaz de abrir las puertas del más allá con su tono seductor.
 

5. Elton John. Yellow river.

Este río de Elton John se remonta con alegría. Una de las lecciones que enseña el río es que o remas con ánimo y esperanza o te comen los cocodrilos en cualquier recodo de la tristeza. El maestro Elton John aprendió la lección de esta canción popular de los setenta, aunque él ha sabido desde siempre que todo depende del color de las gafas con que miras cada mañana.

6. Paul Carrack. Moon river.

Sí, les traerá inmediatamente a la memoria este Moon river una ventana, una chica deliciosa con una guitarra y un gran encanto entre las manos, pero den una oportunidad al hombre de la voz de oro. Paul Carrack fundó Mike and the Mecanics después de pasar por Roxy Music. Ese reflejo lunar sobre las aguas, negras como las gafas del británico, puede ser un tópico, pero aún no he visto una luna sobre un río o un mar sin alguien hipnotizado en la orilla

7. Johnny Cash. Big river.

El río de Johnny no podía ser el menor. Es el Big River, no otro. En un trote rockabilly, Cash ve marchar con la corriente las lágrimas que vertió por una mujer, seguramente mala y pérfida, y decide sentarse a mirar el río grande y a esperar la muerte. Es decir, la historia de abandono y tormento que todo músico con botas de cowboy y guitarra debe sufrir. No se nos olvida Johnny que tú mismo fuiste el río de aguas turbulentas, la crecida y el arrastre en un solo hombre. Puede que incluso un músico con temperamento oceánico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad

PRÓXIMOS EVENTOS

28,10,0,50,1
600,600,60,0,3000,5000,25,800
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,0,1,2000
Powered By Creative Image Slider
leer más
leer más
leer más
leer más
leer más